Traductor

dilluns, 19 d’octubre de 2015

Fez - Fès - فـاس. Una visita a Meknès



Lo que más llama la atención al llegar a Meknès es sin duda su línea del horizonte, repleto de edificios de colores y minaretes. Meknès, una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y Patrimonio de la Humanidad desde 1996, está repleta de lugares interesantes para visitar. A continuación, vemos los principales:


Bab el-Khemis, una de las puertas de entrada a la medina


Plaza el-Hedim: el centro neurálgico de la medina de Meknès. Un vistazo rápido a la plaza sirve para darse cuenta de la variedad de cosas que podemos encontrar: bares, terrazas, vendedores ambulantes, algunas tiendas e incluso lavabos públicos, aunque lo peor, sin duda, son los espectáculos con monos en medio de la plaza. Si habéis estado en Marrakech, esta plaza es como una Jamaa el Fna en pequeño.





La Plaza el-Hedim es la puerta de entrada al zoco. No tan impresionante como el de Fez, pero también muy bonito. 





La puerta de Bab el- Mansour conecta la Plaza el Hedim con la antigua ciudad imperial, rodeada por 40 km de murallas. Es la puerta más grande Marruecos y se considera una de las más bellas del mundo.



Dentro de la ciudad imperial encontramos imprescindibles como el Mausoleo de Mulay Ismail:







Justo a al lado del Mausoleu se encuentra Koubbat as-Sufara, una gran cripta que se situa en la Plaza de Armas. Sus enormes interiores fueron utilizados como almacenes para guardar el grano. 










Todavía dentro de la ciudad imperial podemos encontrar el Estanque Bassin Agdal, de 4 hectáreas, que servía para regar los Jardines de los Sultanes, situados al sur del Palacio Real.




































Entrades més populars